Nieva

Dios creó la nieve pensando en ti.

Tu alma dulcemente se posa en esta tierra.

Lo liviano, lo sutil, todo lo inefable te nombra

por ese misterio encarnado en tu sonrisa.

Cabe en ti la esperanza de este mundo,

los océanos todos, el colibrí y el potro.

Ojalá no te olvides de quién eres

y tu mirada se vierta,

convertido en manantial el destino,

sobre cada piedra.

Te quiero.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s