Una botella de leche, dos barras de pan, ¡y un bebi!

Habíamos estado nadando en la piscina y Abraham se mostraba pendiente de todo, de los niños compañeros del curso, de las bolas de plástico que flotaban en el agua, de los dos monitores, del cristal que comunica con el lugar desde el que el otro día fueron a verle los abuelos. Tenía aferrado a él un racimo de uvas de plástico, y por nada del mundo lo soltaba.

Se acabó la clase, nos vestimos corriendo, intentó esconderse dentro de una taquilla, y luego, ya en el coche, se quedó frito. Dormido como un tronquito.

Tenía que ir al supermercado a comprar algunas cosas y ya dentro intenté despertarlo. Pero no había forma. La clase de natación lo había dejado agotado y relajado. Dormía en paz. Así que no me quedó otro remedio que meterlo en el carro tal cual, no sé si sería muy cómodo o el nene estaría entrenándose involuntariamente para faqir, pero siguió roque durante los siguientes minutos y se convirtió en la atracción del súper.

Yo sólo podía contemplarlo en su quietud. A dónde lo llevarían sus sueños. Ese rostro dulce dulce, y en los huecos que dejaban sus brazos, sus piernas y su cabeza iba yo depositando lentamente los objetos de la compra.

Se despertó cuando, después de pagar, nos subimos en una rampa mecánica. No era muy pronunciada la pendiente, pero debió de sentir que se le iba la cabeza. Abrió los ojos asustado, miró a su alrededor, comprobó que mamá estaba allí y que todo estaba bien, lo metí en el coche y se quedó dormidito otra vez.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Una botella de leche, dos barras de pan, ¡y un bebi!

  1. PEPE Y ROSA dijo:

    Es la leche, no la que va en el carro, sino el crío,¿ como no iba a ser la atracción del super?, muy bueno Marta muy bueno. Besos

  2. Diana dijo:

    jajajajjajajaja, que me meo prima. Este bebito es lo mejor! Un beso

  3. Susana dijo:

    Se le ve roto, Marta, jejejeje. Cristina también tentó en una ocasión la comodidad del carro, en esa ocasión del Carrefour y… ¡también descansaba como si la historia no fuera con ella!

    Está precioso, Marta. Un besazo

  4. Maryam dijo:

    Salam, que ricura de foto!!
    Esas mamás malabaristas….Sharifa le manda salams a Ibrahim…
    Yo le mando un besote a la mami.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s