Otra vez Jodorowsky

Llevábamos varios días queriendo acercarnos a la Feria del Libro. Algo in extremis nos lo impedía una y otra vez: no podíamos colocar la sillita del niño, la hora del té se alargaba con algún amigo especialmente interesante, teníamos sesión o reiki o dikr o dentista o pereza. Llegamos al último día de Feria cansados y casi habiendo perdido el ánimo. Pero nos levantamos un poco más temprano que de costumbre, me até a Abraham con el fular y cogimos el tren hasta Atocha.

Demasiada gente. Demasiado calor. Abraham se quejaba. Y entonces nos topamos casi de frente con Jodorowsky. No había cola de gente esperando a que el chileno les firmara su último libro, Metagenealogía. Estaba solo en la caseta, como esperándonos. Nos hizo un par de observaciones sobre el fular, nos preguntó si había algún Abraham en la familia (dio por zanjado el asunto cuando le dijimos que un santo le había puesto el nombre a nuestro hijo) y nos firmó 3 libros, para Naziha, para Diana y para nosotros.

Con avidez me puse a leer el libro esa misma tarde al llegar a casa. Lo degustaba como un placer antiguo, casi con nostalgia, recordando quién era yo hace 6 o 7 años. Cuando en el límite de una crisis existencial enchufé el televisor y me encontré al psicomago hablando sobre su último libro en televisión.

Buscaba en su libro un paso más allá en su búsqueda personal. Buscaba hacer espejo entre sus palabras y lo que he aprendido todos estos años. La tradición frente a la antitradición. El modelo del primer hombre frente el antimodelo del hombre futuro. La liberación por el compromiso con un profeta frente a la búsqueda insaciable de desprenderse de todos los modelos. Creí intuir alguna falla en su sistema. Y lo dejé estar.

Pero había aparecido por algo (¿y qué no?) y a su sugerencia de construir, para sanarnos, para comprendernos, nuestro árbol psicogenealógico, empecé a hacer preguntas. Dos padres, cuatro abuelos, ocho bisabuelos. ¡Zas! Y los sentidos ocultos que empiezan a emerger.

Ayer noche en el dikr, después de un día denso en el que comprendí algunos compromisos familiares que me empujan a acabar la tesis, o a dejarla, a seguir hasta el fondo una tradición religiosa o a aprovechar las oportunidades académicas que otros no tuvieron, a sacar a la luz los secretos incómodos o a respetarlos por lealtad familiar, recordé las palabras que Mawlana dice siempre que vamos a Chipre: os bendigo a vosotros y a vuestras familias. Y lo vi: una chispa encendida en el corazón de un solo miembro del clan familiar puede iluminar generaciones enteras. Preguntarán ustedes qué puede hacer uno por el pasado si está escrito, muerto y enterrado. Pero el tiempo es algo mucho más complejo de lo que creemos, estamos insertos en un montón de sistemas concéntricos. Un pequeño gesto puede arreglar un daño provocado en alguna generación anterior. Mawlana dice que nos bendice a nosotros y a nuestras familias y de repente el árbol genealógico florece. Y es mucho más que una imagen una flor. La flor es olor, color, sabor e incluso melodía. La flor da descanso a los corazones. La flor viene a curar la herida.

He dormido dulcemente y he soñado que peregrinábamos (Rafa, Abraham y yo) hacia Chipre acompañados de un potrillo precioso. Él acompañaba a Abraham, la ternura era infinita.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Otra vez Jodorowsky

  1. PEPE Y ROSA dijo:

    Ya lo estuvimos hablando ayer, a mi nme encanta Jodorowski, creo es de las personas más lúcidas.
    Yo también pensaba, que todo lo pasado, en este caso lo hecho por nuestros ancestros, no tenía ningún valor a día de hoy, pero , creo , debo rectificar, influye mucho más de lo que creía, por eso llevas razón en tratar de aclarar todo lo oscuro y enigmático que en el pasado ocurrió, y procuraremos colaborar en todo lo que podamos.
    Besos

  2. amina dijo:

    brr
    hace un tiempo soñaba con mis bisabuelos y abuelas muertas, de tanto que se aparecían comprendí que algo debía hacer, pero con mis bisabuelos no sentía ningún vínculo especial que agitara mi corazón. Busqué a la única que quedaba que los había conocido, una señora que comprendió mi necesidad; nos juntamos a tomar un té y le pedí me hablara de ellos, a los cinco minutos dijo algo que me movió el corazón, …la conección estaba hecha… me fui a casa y durante un tiempo recé por ellos y pedí por su intercesión a los Santos… en algún plano algo se ordenó, lo sentí muy profundamente… La oración tiene todo el poder!
    bendiciones, amina

  3. Diana dijo:

    primi, tenemos que hablar pronto… Ojalá consiga ir a ver a Jodorowsky dentro de un mes o dos. Y en esa epoca pasaré por Madrid para daros un besito. Cuidate mucho y escribeme algun mail!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s