Jesús

Como cada Semana Santa busco en la programación de televisión las superproducciones sobre la vida de Jesús que llenan cada año las pantallas. Me sorprende ver que sólo unas pocas cadenas se comprometen con una filmografía afín a estos días, y me doy cuenta de que, efectivamente, vivimos en tiempos liminares.

Nos sentamos a ver la historia de Jesús. He vivido estos años sensaciones diversas en relación al Cristianismo. Cuando conocí a los sufíes me revolví sintiendo que traicionaba a mi religión. ¿Qué debía creer ahora? Sentía que Jesús me miraba con tristeza, que daba la espalda a mis antepasados. Natalia le preguntó a su padre el otro día antes del Madrid-Barça: papá, ¿con qué equipo vamos nosotros? Mis tatarabuelos parecían darme una respuesta contraria a la que guiaba mi caminar. Siempre podemos centrarnos en las diferencias: ¿Muhammad fue un profeta? ¿Y Jesús? Pero era mi imaginación la que generaba el problema.

La paz se ha ido instalando lentamente en mi corazón, y ayer me senté frente al televisor y en la cara de Jesús vi de repente el rostro de mi maestro. Sus palabras están curiosamente más vivas en mi corazón que antes, me siento más cristiana que antes, Jesús nos sigue hablando a todos. Siempre podemos centrarnos en las similitudes: ¿es que no tenemos a un mismo Dios? ¿Es que no es posible extraer un espíritu común en todas las religiones? Jesús y Moisés son profetas del Islam.

Mawlana le dijo una vez a una chica italiana que no sabía si seguir siendo cristiana: puedes ir a la mezquita los viernes y los domingos a la catedral.

Yo no sé nada de teología y he penetrado muy poco en los mundos ocultos. Camino porque confío en que los que saben, saben, y porque nadie en este mundo conoce mejor mi corazón que mi maestro. Él me buscó a mí. Y a mi pesar. Pero la sed de conciliación permanece. Sentí la plenitud dentro de la catedral de Santiago de Compostela, y eso que a Santiago lo llaman matamoros. Comparto el espíritu ecuménico que levantó la comunidad de Taizé. Cuando estuve allí me acerqué a hablar con el hermano Alois y le dije, casi sintiéndome culpable, que me había convertido al Islam. Él simplemente me escuchó. Me escuchó. Y sonrió.

En momentos de extrema apertura atisbo que Él es demasiado grande como para caber en debates teológicos. Hay un tiempo para los robles, otro para las mariposas, y un tiempo para las personas. Estoy más en paz y siento a Jesús en mi alma como nunca antes, pero también el misterio se hace más grande.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Jesús

  1. PEPE Y ROSA dijo:

    Y yo , cada vez estoy más convencido, de que todo se reduce a: Practica el bien, o como lo dijo San Agustín “” Ama y haz lo que quieras””.
    Todo lo demás, creo , que sobra, o es añadir cosas menores a lo anterior.
    Sé Marta que ya sabías mi opinión, pero quería , una vez más , dejar constancia de mi , cada vez , más sólida convicción.
    Besos.

  2. Susana dijo:

    Los flecos no son más importantes que la tela. Aunque intenten convencernos de lo contrario. Recojo la frase que ha utilizado Pepe, parafraseando a San Agustín, para decir que yo trato de llevar a la práctica esa recomendación y me va de maravilla. Lo demás, flecos.

  3. maralmadia dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo con vosotros, papá y Susi. El amor es origen, camino y fin. Como la verdad. Eso sí, San Agustín dijo “ama y haz lo que quieras”, pero en sus “Confesiones” nos habla de su camino y su conversión vino de la mano de la renuncia a todo lo que en su vida lo alejaba de Dios. Amar significa hacer y dejar de hacer. El “haz lo que quieras” es algo así como, instálate en tu corazón, y haz lo que quiera tu corazón. Pero el corazón muchas veces dice que hagamos lo contrario de lo que quiere nuestro ego.

    Gracias por vuestro amor.

    M

  4. Susana dijo:

    Está muy bien hacer y dejar hacer, pero ¡ojo! nuestro corazón puede llevarnos a caminos equivocados y es conveniente pasar por el filtro de la razón. Afortunados nosotros que disponemos de las dos herramientas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s