Adioses y reencuentros

Hace días una buena amiga me dijo que le costaba ahora mucho relacionarse conmigo sin que yo quisiera, de algún modo, atraerla a mi camino espiritual. A mis amigos y a mis hermanas les he enviado insistentemente informaciones sobre talleres organizados por todos los sufíes que conozco. Vuelvo una y otra vez al mismo tema, recomiendo lo que yo vivo a todos los que quiero, me pongo pesada y melancólica a veces al no ver resultados. Es el de arriba quien decide, está claro que yo no.

Me encontré ayer con la misma amiga y en medio de la conversación preguntó algo que me hizo comprender. El camino que he tomado me separa de mi vida anterior, me distancia de mis amigos, preocupa a mi familia, suena irracional y circense a Occidente. Genera un conflicto y muchos adioses que sin duda me duelen, y por eso me empeño en no dar pasos firmes hasta hacerme escuchar o leer en este blog. Hasta que comprendan mi vocación. Además sé lo bien que le ha hecho a mi corazón estar aquí, y desearía poder mostrárselo a todos los que quiero.

A ella, a mi amiga, le respondí que jamás habría podido asumir ese conflicto si esto no llamara a lo más profundo de mi corazón. No asumiría fondos ni formas si no sintiera inscrita la verdad en ellos. No sería capaz de distanciarme así de lo recibido por los míos (es tanto…) si no tuviera claro que a mi alma le corresponde este camino. Sólo tengo esta vida y quiero vivirla con autenticidad. Nunca experimenté nada tan bello. Nunca mi corazón estuvo tan en paz. Nunca pensé que lo que anhelaba estaría esperándome a la vuelta de unas cuantas pruebas vitales.

Y así, cuando envío a mi familia y a mis amigos mails con cursos o les invito a encuentros, cuando les hablo insistentemente de Chipre y de las maravillas de mi maestro, cuando intento reunirlos en casa a la vez que a los hermanos, lo hago para regalar a los que quiero lo mejor que yo he encontrado, pero también, de alguna forma, para no decirles adiós. Los quiero y por eso me gustaría que me acompañaran.

La conversación con mi amiga fue como una flor. En el lugar en el que parecía cifrarse un adiós, se abrió el reencuentro.

Gracias, Bea.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Adioses y reencuentros

  1. Nabila dijo:

    Salam alaikum hermana despues del maravilloso Dicker -Sohbet con Burhanuddin y el maravilloso Dicker de mujeres que tuvimos el Martes, estoy que me subo por las parede de alegria, es tanta la positividad que siento tanta la alegria por haber conocido a Mawlana, por estar con vosotros por poder compartir con vosotros esta alegria infinita, de haber encontrado al fin algo que merece la pena de verdad. Algo infinitamente grande y que llena mi vida no me atrevo a decir más, pues se que no se

  2. Bahia dijo:

    Gracias de nuevo, hermana de alma. Como tantas veces, sabes plasmar aquello que otras no sabemos o no podemos y que tanto quisiéramos. Tus palabras resuenan en mi corazón y me ayudan a compartirlas con todos aquellos a quienes de alguna manera también, como tú, dije adiós. Ahora tú nos abres la puerta de la esperanza, Alhamdullilah.

  3. Buenas, Marta. No me reconozco en este texto. Te explico por qué (y creo que la culpa es mía porque no expreso bien lo que quiero decir). A mí no me importa que me invites a cosas, etc. Eso lo entiendo perfectamente porque lo viví en su momento, y sólo quiero relacionarme contigo en tu camino espiritual, porque quiero relacionarme con la persona que eres. Lo que más me preocupaba es que, en tu interés por acercarlo a nosotros, trates, quizás inconscientemente, de disfrazar lo que es realmente ese camino (de presentarlo más parecido a nosotros o a lo occidental de lo que es), que yo no veo circense en absoluto. A mí esa tarde me dió mucha libertad porque por primera vez en mucho tiempo hablaste libremente, sin medir lo que decías, y llegando a emocionarte al relatar tu experiencia real, no un retrato que nos pueda parecer bien según lo que tú piensas en cada momento. Era eso, nada más. Sé libre y que no te frene la pretensión (de convertir a los tuyos) para serlo. Si te das cuenta no hablamos de nada circense o irracional, sino de todo lo que te puedes perder al tomar decisiones así. Tampoco creo que sea bueno proyectar nuestra propia experiencia en la de los otros. Yo creo que nos entendimos, y espero haber aclarado esto un poco más.
    Lo primero es la relación que tenemos, lo demás llega si tiene que llegar por voluntad de las personas.

  4. Pepe y Rosa dijo:

    Martu: En vísperas de vuestro viaje a Chipre, querríamos deciros sólo una cosa, para nosotros , hay una cosa importantísima, por encima de todas las demás, como padres deseamos que tu vida transcurra con los máximos momentos de felicidad posible, da igual lo que lo produzca, ¡ qué más da ! si el motivo es religioso; sabes que hemos hablado bastantes veces sobre esto, y que mi opinión al respecto es clara, yo lo único que busco es el paraiso aquí, en la tierra, con los que me rodean, con mis pequeñas aficiones, con mis observaciones sobre todo y todos, opino ,que en las cosas sencillas es donde alcanza uno su plenitud.
    Por lo tanto, Martu , sólo queremos decirte, que eres nuestra hija, nos has dado un nieto maravilloso, otro hijo (Rafa), que ha hecho que nuestra familia siga creciendo, y como en la suma es donde está la auténtica satisfacción, te decimos ¡gracias! por todo,siempre vamos a estar ahí, de eso puedes estar segura,nada ni nadie va a conseguir alejarnos nunca.
    ¡FELIZ VIAJE A LOS TRES! y si regresais, aún, más felices que partis, nosotros también seremos,aún, más felices, de eso puedes estar segura.
    Os queremos besos.

  5. Conchy dijo:

    Primi!! En muchas cosas nos parecemos, que siempre hemos hablado de ello. A mí me pasa un poco lo mismo con el veganismo, con mi decisión de respetar la vida ajena y no utilizar a los demás compañeros de Tierra en mi propio beneficio y dedicarme a luchar porque se les reconozcan sus derechos como seres sintientes. He conocido a mucha gente vegana desde los 5 años que llevo ya sin utilizar animales en mi día a día.
    Lo que a mí, personalmente, no me convence de tu camino es que no veo libertad. Puede estar muy bien todo lo del amor, la positividad, la espiritualidad, eso me gusta, pero yo, viéndolo desde fuera, también veo una especie de cárcel de amor que te dicta normas y leyes y un guía (o maestro como decís a Mawlana) que orienta vuestra vida.
    Eso es lo que a mí más me echa para atrás, más me provoca apartarme de movimientos o caminos como el sufismo.
    Cada día más me siento totalmente oprimida y encarcelada por la sociedad capitalista en la que me ha tocado vivir, y cualquier atisbo de represión o cualquier norma o dictamen que me encuentro por el camino, lo rehúyo.
    Seguramente me digas que vosotros no lo sentís así, pero yo (y siempre hablo sobre mi perspectiva) así lo veo. En cuanto a llevar cierta vestimenta, en cuanto a la comida (que lo del cerdo está genial, pero y los demás?), en cuanto a la obligatoriedad de orar, los patrones para procrear sin apenas control (ya sabes que no estoy nada a favor del supercrecimiento demográfico de humanos), y lo de tener un líder o guía.
    También sé que incluso me podéis ver como que soy yo la que no posee libertad, que no deja de ser cierto, pero aún dentro de este Sistema-destruye-seres intento siempre ir un poco más allá, no conformarme, no seguir la norma, concienciar sobre ideas de revolución… en fin. Que pienso que para cambiar las cosas hay que permanecer dentro del problema y luchar desde ahí, aunque a veces también me dan ganas de pirarme a una de las varias aldeas veganas que existen y vivir como un mamífero que soy.
    Y después del ladrillo, primi, lo de siempre. Que te quiero mucho y tampoco quiero apartarme de tí aunque haya cosas que nos limiten o cada uno haga su vida. Aunque sólo sea por lo que hemos vivido, lo bueno, lo malo y lo que quede por experimentar, aquí seguiré siendo tu primi y te seguiré queriendo un montón. Y a tu hijo, que por ser tuyo ya es un tesorote, también. Besote primi!!
    PD: hoy ya te has ido, creo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s